Alerta en la NBA por la creciente ola de jugadores que tienen coronavirus: “Si tenemos muchos casos, vamos a parar”

0
154

A menos de un mes de la reanudación de la temporada regular 2019/20 de la NBA, hay una gran preocupación en la organización ante la aparición de nuevos casos positivos de coronavirus. En la primera ronda de pruebas se detectaron 16 contagios de un total de 302 pruebas realizadas a los jugadores y los directivos empiezan a ser cada vez más precavidos de cara al retorno, que será el próximo 30 de julio en el campus de Walt Disney World en Orlando.

En las últimas horas, Adam Silver, comisionado de la NBA, volvió a ofrecer declaraciones en torno al futuro que le depara a la competición y lo hizo entre el optimismo y la posibilidad real de que pueda darse otro aplazamiento.

“Estamos realizando pruebas todos los días. No hemos puesto un número preciso, pero si tuviéramos que ver una gran cantidad de casos y ver la propagación en nuestra comunidad, eso, por supuesto, sería una causa para detener también la competición”, admitió el dirigente en diálogo con el programa ‘TIME 100 Talks’ de la Revista TIME.

A pesar del aumento de casos de coronavirus en Estados Unidos y luego de que varios equipos cerraron sus instalaciones debido a los positivos de COVID-19, Silver sigue “bastante confiado” sobre el operativo para reanudar a NBA de manera segura.

“Ciertamente, si los casos están aislados, eso es una cosa. Gran parte de la determinación será nuestra comprensión de cómo nuestra comunidad se infectó. Eso será parte de nuestro juicio en términos de si debemos continuar. Pero ciertamente si tuviéramos muchos casos, nos detendremos. No se puede darle la espalda al virus”, agregó el comisionado.

Desde la pasada semana que los infectados son cada vez más en varios equipos de la NBA. Recientemente, los New Orleans Pelicans confirmaron tres casos positivos y los Denver Nuggets informaron había dos contagiados dentro del grupo de las 35 personas que tiene previsto viajar a Orlando. Los Brooklyn Nets reabrieron sus instalaciones de entrenamiento este martes después de estar cerrados durante varios días, tras los positivos que dieron sus jugadores, como DeAndre Jordan.