Ángel Estévez, víctima de politiquería y conspiradores del turismo dominicano.

0
1151

Desde mediados de 2019 un grupo, ciertamente poderoso, ha orquestado una campaña para destruir el turismo dominicano. El turismo, la industria sin chimeneas, descolla en los últimos años como uno de los renglones que más aporta a la economía de la República Dominicana, al punto que en la actualidad concentramos el 40% de las habitaciones en construcción del Caribe.

Esta campaña criminal fue promovida nacional e internacionalmente bajo la premisa de golpear el turismo, deslucir los trascendentales logros alcanzados, con el único objetivo de embestir al gobierno en términos políticos.

Pasado el proceso de las primarias abierta y simultáneas del 6 de octubre de 2019, misteriosamente se acabaron las noticias virales que difundían y promocionaban terribles muertes de turistas en suelo dominicano en circunstancias sospechosas que ponían al país en entredicho para ser elegido como un destino adecuado para aquellos que eligen vacacionar más allá de sus fronteras.

Ahora han resuelto atacar desde otro ángulo, utilizando a su favor la caterva de tontos útiles que se unen a cualquier protesta, los tradicionales, los anti-todo, los de siempre. La secta de mesías del medio ambiente. Estos elementos, atiborrados de odio, se han dado la tarea de enfilar sus cañones ante el ministro Ángel Estévez, la gran mayoría sin conocer nada del caso y sin jamás haber caminado ni a tres kilómetros de la zona en conflicto.

En el Parque Nacional Cotubanamá, antiguo Parque Nacional del Este, en la zona de Guaraguao – Punta Catuano, se encuentran varios proyectos turísticos operando y, para decirlo llanamente, al lado es que el Grupo Globalia construye la infraestructura Leaf Bayahíbe.

La gran mayoría de vocingleros que se han unido como monos enfermos a la retórica de la construcción “en área protegida” no tienen la menor idea del lugar, sería bueno que se dieran un paseo, pero mucho menos han leído en su vida media línea de la ley que trata sobre las áreas protegidas y que contiene las instrucciones, claras y precisas, de qué se puede hacer y qué no.

Lo penoso es que este proyecto es lo que más se parece al proyecto para el desarrollo de Pedernales, pues son instalaciones que cumplen con más estándares medioambientales que todas las instalaciones construidas con anterioridad, es decir, son infraestructuras más amigables con el medio ambiente.

Para aclarar la situación el gobierno ha decidido nombrar una comisión que realizará un levantamiento técnico de los límites del Parque Cotubanamá para dejar claro, de una vez y para siempre, dónde están los límites de la reserva y qué uso productivo se puede dar a cada categoría, determinar para qué puede usarse y para qué no.

El tema del medio ambiente es complicado, ante cualquier crisis o dificultad todos los elementos del sistema asumen la posición más populista, aquí los criterios técnicos pierden su valor. Debemos preservar el medio ambiente, pero es injusto acusar alegremente a un ministro que hace su trabajo, de buena fe y con eficiencia. No recuerdo a Karina Larrauri dirigir una carta felicitando a Ángel Estévez cuando la universidad de Yale publicó el Environmental Performance Index y colocó a República Dominicana con un índice de desempeño en gestión ambiental por encima de Rusia, Uruguay, Panamá, Brasil, México, Chile, Paraguay, Argentina y otros países.

Dejemos que la comisión gubernamental, de la cual el ministro Ángel Estévez es miembro, haga su trabajo. Todos deseamos cuidar el medio ambiente, a la vez que necesitamos internet, muebles donde sentarnos, movernos en automóviles, celulares, refrigeradores. El tema medioambiental no debe de ser politizado, no dejemos que nos usen para fines políticos utilizando como cortina de humo argumentos tergiversados.

Ing. Félix Lantigua