Auditoria forense a Leonel Fernández, punto por punto

0
649

A raíz de los resultados de las primarias abiertas y simultáneas del pasado 6 de octubre, el ex pre-candidato presidencial del PLD Leonel Fernández ha lanzado una serie de acusaciones sobre la transparencia del proceso las cuales desmontaremos punto por punto. Sin más preámbulos, procedamos. En su cuenta de Twitter Leonel afirma que es imposible que una mesa de votación genere 480 votos:

Leonel plantea que una mesa de votación no puede generar 480 votos, que ese escenario, humanamente, no es posible. Sin embargo veamos la próxima imagen, el acta de la mesa con el ID 1652, perteneciente al distrito municipal El Cachón de Barahona, donde solo Leonel obtiene más de 480 votos, 612, para ser exactos, de un total de 846 emitidos por el PLD, sin contar los que fueran sufragados por el PRM.

Como podemos apreciar, en esta mesa no solo se sobrepasó el límite máximo decretado por Fernández, sino que él mismo obtiene la friolera de 612 votos. No es necesario abundar en lo referente a este punto, pues según el razonamiento aplicado por el ex pre-candidato presidencial, él mismo debería entonces aclarar cómo atrajo este caudal imposible de votantes en esta mesa.

Veamos este otro dato que nos ofrece Leonel:

Aquí Fernández trae la reflexión estadística de un elemento de cuyo nombre no quiero acordarme, José Lois Malkún. Sin ánimos de entrar en debate sobre lo provechoso o no que haya sido Malkún para la República Dominicana, con todo y su autopensión, veamos con lujo de detalles la perversa tergiversación y el ocultamiento de los verdaderos numeritos que esconden estas declaraciones.

En este cuadro se refleja cómo iba el conteo por provincias al 85.09%.

Estos datos, para quien guste corroborarlos, puede apreciarlos en la transmisión oficial de la JCE, asentada en el siguiente enlace:

En ese vídeo queda en evidencia que cuando el conteo alcanzaba las 6,273 mesas electorales, para un 85.09%, Leonel aventajaba a Gonzalo Castillo por menos de 10,000 votos pero ¿por qué a partir de ahí Gonzalo le supera? En ese momento, como se proyecta en la transmisión de la JCE ya se habían contado el 95.75% de las mesas del Distrito Nacional, donde Leonel obtuvo su participación más destacada. Lo mismo sucedía con las mesas de Santo Domingo. Agotados estos dos grandes pozos que hidrataban la carrera de Leonel por la candidatura, faltaban por computar muchas provincias donde Castillo ganó con abrumadora diferencia: faltaba el 44% de Azua, 45% Bahoruco, 37% Barahona, 11% Espaillat. Solo en estas provincias citadas como ejemplo, Gonzalo le aventajó por 25,579 votos.

Así que este «extraño comportamiento estadístico» queda perfectamente explicado, obvio que las últimas 1,100 mesas eran en su inmesa mayoría plazas donde Leonel perdió «mucho a poco».

Recordemos que toda esta epopeya de llanto comienza bajo el alegato del ya célebre «Algoritmo», en un momento en que la derrota sorprendió a un precandidato que no se preparó para ella. A partir de ese momento el guión ha ido cambiando. Se acusó a hackers rusos, luego el dedo se posó sobre Jochi Gómez, pero el honorable diputado Rubén Maldonado tuvo que retractarse y recoger en un Saladín sus fervientes acusaciones que finalmente recayeron sobre un misterioso y desconocido «indú» (por ahora).

Como no hay argumentos legítimos que empañen la transparencia del proceso, se recurre a toda suerte de elucubraciones numéricas para tratar de utilizarlas como acusación, veamos la siguiente:

Leonel también ganó mesas sobre el 60%, ese hecho en sí mismo no representa ninguna irregularidad. Lo primero que debemos preguntarnos es dónde estaban ubicadas esas mesas, la mayoría correspondían a pequeños pueblos, esos lugares donde la abstención fue y ha sido siempre considerablemente menor, esto lo podemos constatar elección tras elección, es una constante histórica. En estos pequeños parajes la participación política despierta un mayor interés que en las grandes urbes. En cuanto al porcentaje obtenido por Gonzalo es lógico relacionar que son esos pequeños distritos y municipios donde el calor del gobierno ha llegado por primera vez, esos son los beneficiarios directos de las visitas sorpresas del presidente Danilo Medina. El Distrito Nacional, Santo Domingo y Santiago no alcanzaron ninguno un 23% de concurrencia (PLD), sin embargo 15 provincias pasaron de un 30% y 4 de ellas de un 40%, entonces en esas provincias y sobre todo en estos parajes donde la concurrencia fue masiva, es normal que las votaciones se extendieran hasta más tarde.

El mismo Leonel invitó a sus seguidores a permanecer en estas colas para ejercer su derecho al voto, veamos:

Se exigió un cotejo manual, la JCE lo hizo al 100%. Para desacreditar el proceso y no quedar en evidencia, Leonel ordenó no participar en este escrutinio a sus delegados. Uno de los últimos pedimentos ha sido la también célebre «auditoría forense» a los equipos, asunto que la JCE acaba de anunciar bajo la modalidad de proceso de urgencia, aunque esto difícilmente satisfaga las apetencias de Leonel.

No tocaremos otros episodios pueriles como la demanda elevada al Tribunal Superior Electoral, el apagón nacional anunciado por Vinicio Castillo Semán, Roberto Rosario y Fernando Fernández para evitar que el país escuchara su locución, aunque luego el mismo Leonel pediría excusas por las fallas técnicas que originaron el retraso.

Aunque la novela parece no tener fin, el país debe continuar su curso. El que ganó, ganó; y el que perdió, perdió.

Ing. Félix Lantigua