DICOM: El ejército presidencial que nunca duerme

0
4479

A propósito de la apertura diplomática con China, hoy les traigo este análisis sobre DICOM y la importancia de la comunicación política 2.0 en tiempos modernos.

El lunes 30 de abril, a las 5:01 minutos de la tarde, para ser exactos, Roberto Rodríguez Marchena informa al país mediante un tweet el establecimiento de las relaciones diplomáticas con la República Popular China. No habían transcurrido ni dos horas cuando ponen a circular un mensaje del presidente de la Asociación de Industrias, Campos de Moya, apoyando la decisión y manifestando que hace tiempo era necesario formalizar este acuerdo. Minutos más tarde publican otro mensaje, esta vez en la voz del presidente del CONEP, Pedro Brache, donde el citado saluda y valida como trascendental el pacto.

Todavía no pasaban 24 horas del anuncio oficial y DICOM ya soltaba también mensajes de Fernando Capellán (Grupo M), José Manuel Torres (ADOZONA) y Joel Santos (ASONAHORES) en apoyo a la notable iniciativa estatal.

La opinión de estas autoridades de la sociedad, con credibilidad y fuerza en sus respectivas organizaciones, colocó rápidamente un mensaje positivo y esperanzador en la mente de los dominicanos: nos abrimos al mercado más grande y pujante del mundo.

Sin embargo, la capacidad de respuesta comunicacional de Marchena y su equipo no termina aquí. Cubierto el tema desde el punto de vista formal, proceden a emitir mensajes de chinos radicados en tierras dominicanas. El primero de ellos protagonizado por el propietario de la Importadora OEM, Mario Chong, luego Liliana Cheng y ZhenSheg Wv, ambos comerciantes. Todos los mensajes transmiten un sentido de empatía, confraternidad y esperanza en relación con el establecimiento de las relaciones diplomáticas.

La capacidad de instalar su storytelling antes que sus adversarios -fijos o eventuales-, es lo que le da al gobierno de Danilo Medina una ventaja competitiva en materia de comunicación sobre sus rivales, que emiten mensajes inconexos, dispersos y sin programación.

Todo este proceso, entre el anuncio oficial y la producción y difusión del material audiovisual, sucedió en menos de 24 horas, y este es el asunto que me trajo a la mente a Thai Ngoc.

Thai Ngoc, el hombre que nunca duerme

Creo que conocí la historia de Thai Ngoc mientras ojeaba un tratado de Sarah Yutta sobre el insomnio. El asunto es que el tipo es un caso curioso, pues es un hombre tailandés que, según la medicina, debió morir en 1976 cuando perdió la capacidad de dormir. Este hombre, afectado por esta maldición tan cruel, inexplicable por demás, posee también la capacidad de ser productivo las 24 horas del día, y lleva más de 40 años amaneciendo “pito a pito” todas las noches.

Esta gente de DICOM debe de tener algo de Thai Ngoc, porque de otra manera no se explica lo que hacen. Al menos espero que tengan grandes grecas donde colar tanto café.

Ing. Félix Lantigua