Estados Unidos amenaza con una “respuesta militar masiva” a Corea del Norte

0
36

El pavoroso ensayo nuclear realizado este domingo por el régimen de Corea del Norte, el sexto y más potente de los que ha hecho desde 2006, supone un reto mayúsculo al temple y la destreza geopolítica de Donald Trump. La primera reacción del presidente de EE UU ha sido una serie de tuits a primera hora de la mañana en los que ha dicho que “las palabras y acciones de Corea del Norte son muy hostiles y peligrosas para EE UU”. Más tarde ha añadido que estaba “sopesando, entre otras opciones, detener todo el comercio con cualquier país que haga negocios” con Pyongyang, lo que afectaría sobre todo a China. Por la tarde tras una reunión del presidente con su asesores militares en la Casa Blanca el secretario de Defensa Jim Mattis ha advertido de que quien amenace a EE UU “recibirá una respuesta militar masiva”.

Corea del Sur ha hecho un ensayo balístico este domingo antes de medianoche en respuesta a Corea del Norte, de acuerdo con la agencia estatal de noticias surcoreana Yonhap. Este lunes el presidente surcoreano Moon Jae In y el primer ministro japonés Shinzo Abe hablaron por teléfono y coincidieron según la agencia japonesa Jiji en la urgencia de que la ONU refuerce las sanciones a Pyongyang.

Desde Washington, Trump no ha excluido entre las opciones que baraja las represalias militares. “Ya veremos”, ha respondido este domingo al salir de una iglesia a un reportero que le preguntó si atacaría Corea del Norte. Sin exhibir el belicismo que mostró en agosto, amenazando al dictador Kim Jong-un con “una furia y un fuego jamás vistos en el mundo”, el magnate y comandante en jefe de Estados Unidos ha apostado de momento por la compleja estrategia de tratar de extremar el aislamiento económico y financiero de Corea del Norte.

Washington ha ido perfilando este domingo los detalles de su respuesta. El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, ha dicho en una entrevista que Trump le ha ordenado diseñar un nuevo paquete de sanciones para cortar “todo el comercio” de Corea del Norte con el exterior. China es el único aliado y el principal socio comercial del régimen de Kim. A la salida de la reunión de Trump con los militares, Mattis ha urgido a Pyongyang a obedecer los reclamos de desnuclearización del Consejo de Seguridad de la ONU y ha aclarado que EE UU “no está buscando el aniquilamiento total de Corea del Norte” a pesar de que, añadió a continuación dejando asomar el garrote, dispone de “muchas opciones para hacerlo”. “El presidente”, ha dicho el general, “quiere mantenerse informado de cada una de ellas”.

La nueva prueba nuclear norcoreana ha sido la sexta de su historia. Según la información difundida por el régimen, se detonó bajo suelo norcoreano una bomba de hidrógeno “con un extraordinario poder explosivo” y que podría ser instalada en un misil intercontinental capaz de alcanzar el territorio estadounidense. La detonación, que provocó un terremoto de magnitud 6,3 que se sintió en las zonas más cercanas de China, Rusia y Corea del Sur, habría alcanzado una potencia de entre 80 y 100 kilotones. La bomba que EE UU lanzó sobre Hiroshima en la Segunda Guerra Mundial fue de 15 kilotones.

Commentarios

commentarios