Franklin Almeyda continúa en la lona -la verdad de las primarias- #LaDemocraciaNoPuedeSerSelectiva

0
3644

Vamos a poner los puntos sobre las íes: la democracia no puede ser selectiva. Algunos paladines criollos de la democracia y la libertad saben que son elementos que no resisten un escrutinio popular, por eso algunos componentes impopulares de la política vernácula han cerrado filas en un frente, compuesto en su mayoría por impresentables, para luchar como malandrines contra las primarias abiertas y simultáneas.

Elementos con décadas profesando la necesidad de una participación democrática, plural y organizada, para que “por fin” sea el poder un asunto del pueblo, para el pueblo y por el pueblo hoy se desdicen y se oponen a la transparencia y a la participación.

El más reciente caso de unas elecciones con primarias cerradas comenzó hace un mes y todavía no termina, me refiero a la convención del PRM para renovar sus autoridades partidarias. Esta convención concursada con un pequeño padrón de apenas medio millón de militantes es la muestra más actualizada y reciente de lo que podemos evitar con escogencias abiertas, y que conste que este fue un evento donde “el tajo” no estaba en juego, ya que fue de antemano repartido en los platos de Hipólito Mejía y Luis Abinader.

La democracia no puede ser un instrumento loable solo para algunas cosas. Un sistema democrático se construye sobre la participación y la transparencia. Con elecciones con padrón abierto se acabará el eterno clamor de “me sacaron” o “no aparezco en el padrón” y aquellos elementos que se dan a la tarea de diseñar estas listas de participantes a sus conveniencias truchiamaneradas tendrán que aprender a competir en las mismas condiciones que los demás participantes.

Es una sicofantada afirmar que militantes de un partido intervendrán en la escogencia de candidatos de otro partido, no quisiera ni entrar en detalle en este tremendo disparate, pues no es verdad que si usted quiere que Fulano sea candidato usted va a votar por Mengano, ¡Un Mengano de un partido diferente al suyo, para colmo!

Se entiende que el PRM, los Vinchos y demás partiditos de relleno (“partiditos” digo en función de su desempeño electoral, sin ánimos de ofender) quieran torpedear un proyecto que será un legado para las futuras generaciones, pero que venga de otros elementos que han caminado del lado del desarrollo y el fortalecimiento de la democracia, de verdad que no lo entiendo.

Hace un tiempo que no sabía de Franklin Almeyda, desde que Roberto Rodríguez Marchena le voló el sombrero, para ser exacto. Almeyda tiene la dicha de ser miembro del comité político del PLD, espacio donde se dejó libertad a los legisladores para maniobrar en el asunto de la ley de partidos, sin embargo, a veces me pregunto que significará la palabra “libertad” para el ministro sin cartera, pues ahora se apresta a insultar a sus compañeros de partido, comparando sus camaradas senadores con sus perros, como el que quiere cerrar y cercenar el derecho de ejercer la libertad de pensamiento.

Ahora el gracioso Franklin soltó un nuevo hashtag #AprobarEsNoEscuchar pero el pobre hombre fuera del ejercicio de los insultos no encuentra en esta sociedad el más mínimo eco, se hablará solo de su grosería contra sus compañeros, no de sus planteamientos, y es que Franklin Almeyda no se ha levantado de la lona, el Knockout propinado por Marchena aún le retumba en el oído como un finísimo y agudo pitillo. A veces creo escuchar la voz de Marchena retumbando desde lo dejos, mientras veo a Franklin en la lona, abatido y ya fuera de combate, y siento un profundo deseo de echarle una mano, al menos lanzarle una botella de agua o un frasco de Merthiolate (mentiolé) ¡Cualquier cosa que alivie su dolor! Pero la voz vuelve y regresa en su retumbe, como un grito de guerra entre la lástima y el suplicio “¡Amarilis, éeeeeeeechale agua!”

Mientras Franklin continúa en la lona, agarrado de las cuerdas de la demagogia, yo, por mi parte, espero que triunfe la transparencia, la participación y la democracia.

Autor: Ing. Félix Lantigua