¡Gratitud eterna!

0
124

El día 29 de septiembre del año 2014, el Dios todo poderoso, dio la orden irrevocable a San Pedro, guardián de las puertas del cielo, para que devolviese a un joven que llegaba y así le brindó una oportunidad más de estar con los suyos.

Ese joven llamado Carlos Restituyo (quien suscribe), recibió una estocada en el pecho, cerca del corazón y llegó sin signos vitales al Centro Médico Quinto Centenario, allí tuvo la suerte de ser atendido por el Doctor Francisco Ant. Ulerio.

¡Agradecer!, sólo eso puedo hacer, porque es potencialmente imposible que pueda pagar a tanta gente linda, que estuvo a mi lado y asumió mi situación como suya.

Debo iniciar agradeciendo a Dios por múltiples razones, primero por brindarme una oportunidad más para vivir y estar con la gente que quiero, segundo por pasarme su mano sanadora para que mi recuperación haya sido efectiva y tercero por rodearme de personas tan especiales, que me han hecho sentir tan especial.

Mi familia, mi soporte, mi sostén, desde mi madre María Montaño, que ha estado conmigo en todo momento, no se ha separado ni un solo segundo de mi lado, hasta mis hermanos/as, mis sobrinos y mis tíos siempre al pendiente de mí.

Hay dos personas que estuvieron al frente de prácticamente todo y que canalizaron prácticamente todo, uno, no es mi hermano de sangre, pero nuestra relación va más allá de la amistad y así me lo ha demostrado en más de una ocasión, me refiero a mi compañero inseparable, Randy Alberto Reyes Cabreja, el otro, mi hermano materno, que desde la muerte de mi padre, con toda su entereza emocional ha asumido las situaciones difíciles de la familia, me refiero al Ing. Félix Antonio Lantigua Montaño.

Como olvidar el aporte y espaldarazo de la Asociación de Baloncesto de La Vega (ASOBAVE), presidida por el Ing. Kelvin Cruz y representada además por su comité ejecutivo y los gerentes de los equipos, quienes además de estar al pendiente de como evolucionaba mi salud, a petición de la Asociación de Cronistas Deportivos de La Vega (A.C.D.V), nos entregaron a mí y mi familia un jugoso e importante aporte de RD$ 50,000. pesos, para colaborar con el pago de la clínica y otros gastos.

Agradecer también al Lic. Francisco Peguero, presidente de la UDEVE, Bienvenido Cruz (Caco), Luis Abréu, Grupo Juvenil Unidos por un Sueño del Higüerito Bayacanes, José Adán Cepeda (Chelo) y familia, Liga de Baloncesto Libmetrove, José Mohamed Peña, Amarilis Bautista, Francisco Aridio Peña y José Aridio Peña.

Quiero decirles a todos mis colegas, amigos, familiares y a todo aquel que estuvo conmigo, que sus oraciones, su calor humano y su afecto, son más efectivos que cualquier analgésico.

Este tipo de situaciones generalmente deja sus secuelas emocionales y marca a las personas y debo decir que esta situación a mí me marcó emocionalmente, pero debo decir que gracias a todos ustedes me marcó de manera positiva, todo el cariño recibido me empuja a ser un mejor hijo, un mejor hermano, un mejor compañero, un mejor amigo, un mejor ser humano, no me puedo permitir fallarles, esa debe ser mi forma de pagarles.

¡Mil gracias a todos!

Commentarios

commentarios