Junior Santana, una esperanza para Villa Altagracia

0
3544

En esta ocasión, continuando con la sección “líderes emergentes”, nos vamos a Villa Altagracia. Corren los tiempos en que escasean servidores auténticos, pues sufrimos una profunda carencia de hombres y mujeres comprometidos con el bienestar social. Nos alegró sobremanera acercarnos a la fundación Servicios Sociales Junior Santana y conocer de primera mano el trabajo que realizan con las comunidades y su peculiar modus operandi.

Nos llamó poderosamente la atención que tanto Santana, como otros dirigentes de la fundación se involucran personalmente en las labores sociales, no solo desde el punto de vista de la logística y organización, sino que no es extraño encontrarlos operando ellos mismos equipos de fumigación o dando martillazos en la reparación de una vivienda. Cuánta falta hace en La Vega servidores que den el pecho así, que no sean puros poses para la foto que subirán a Instagram.

Junior Santana

En nuestro periplo, conversamos con moradores de un sector llamado Villa Linda, quienes nos contaron cómo funcionan los operativos de la fundación y cómo ellos logran integrar y empoderar la comunidad acompañando todos los trabajos y creando un clima de armonía y hermandad. Un hombre que responde al nombre “José” nos comentó que “En Villa Linda Junior y su gente estaban fumigando y al ver el mal estado de una casa donde vive una madre sola con 3 muchachos buscaron a un maestro constructor llamado Jesús y le cambiaron el piso, que era de puro barro, a esa mujer se le salían las lágrimas de la alegría, eso había que verlo.”.

Gracias a José pudimos contactar con la dirección de la fundación. Así que nos enteramos de que también disponen de servicios fúnebres para los más desposeídos, aquellos que no tienen, como dice el dicho, ni en qué caerse muertos. Estos servicios fúnebres son de gran ayuda para quienes que no pueden ni siquiera vivir el duelo de la pérdida de un ser querido porque no tienen cómo afrontar los gastos que conllevan un entierro, desde la caja de muerto hasta el café.

La organización fumigando

También proporcionan ayudas educativas y servicios legales para los más desposeídos. Parece que a Junior Santana se le da muy bien conciliar alianzas estratégicas y conseguir apoyo de distintas fuentes para beneficio de su comunidad. Por su parte él reconoce que, aunque la fundación lleva su nombre es un trabajo de equipo, donde todos son por igual importantes y valiosos en la consecución de los objetivos.

Debería en todos los pueblos del país, en especial en nuestra querida La Vega, florecer una nueva generación de jóvenes con esa vocación de servir a los demás. Al menos Villa Altagracia ya lo tiene.

Juan J. Pérez e-mail: juanjperez@lavegainforma.com