La cuentística de Tony Raful (o la imposibilidad del PRM)

0
458

Por Julio H. Cruz.-  Sin duda alguna que lo que mejor se le da al literato Tony Raful es el cuento. Hace casi un mes que el Partido Revolucionario Moderno comenzó una convención que parece no tener fin. Muy mal por aquellos que se han convertido en exigidores profesionales, los mismos que presionaron como demonios a la JCE en 2016 en todo lo referente a conteo de votos, quedando finalmente inconformes, pero ellos no pueden ni siquiera computar una votación pírrica, son incapaces de dar respuestas coherentes ante una sociedad cada vez más informada, lo que le deja nuevamente en evidencia y maltrechos, tanto o peor que antes de la reciente contienda. Un partido que reclama sin cesar “transparencia” sentó un referente sin precedentes al manipular porcentajes que no tenían a mano y emitir varios boletines consecutivos con porcentajes sin cantidad, así que no sabemos si del boletín 1 al 2 se contaron 20 o 42 votos, lo que es una auténtica burla a sus militantes y a los candidatos del proceso, aunque al parecer, el tollo fue tan grande que tampoco los organizadores de la convención saben dónde tienen puesta la nariz.

Independientemente de las irregularidades denunciadas por Chú Vásquez, el lío en término airados entre Chú y Tony Raful, las quejas de Geanilda, la renuncia de Andrés Bautista o la denuncia del candidato a la vicepresidencia Juan Cadena quien amenazó en su programa de televisión a la CNO de que si no le buscan sus votos “van a escuchar ladrar a los perros del infierno”, el meollo es que por más “Moderno” que se quiera vender el PRM sigue siendo la misma cosa, una federación de grupúsculos disfuncional, incapaz de exhibir calidad en ningún nivel.

Hasta que el PRM no comprenda que su comportamiento tiene que ir de la mano con lo que exige a los demás, se volverán a quedar ladrando a las puertas del cielo. En la próxima entrega desmenuzaremos los detalles de la convención, pues el lío está preso a armarse, ya que los candidatos perdedores van a exigir unas actas que serán IMPOSIBLES de difundir