La ley de partidos cercenó la participación de las mujeres a nivel municipal.

0
253

Hemos observado de forma reiterativa a la comunidad femenina demandando nuevas reivindicaciones que respalden una mayor participación a las mujeres en cuanto a los cargos electivos, tanto congresuales como municipales. Hace poco se celebraba con profuso entusiasmo el aumento de la cuota de la mujer, la cual se elevó desde un 33% hasta un 40% como un tope mínimo de mujeres en la conformación de las boletas. Hasta este punto todo iba de viento en popa, hasta que brotó un detalle peligroso… el voto “preferencial”.

Antes que de que se aprobara este método de elección, figuras como Clary Ángeles y Maritza Reyes en el PRM se perfilaban como seguras regidoras, debido a la baja aprobación de las actuales concejalas, el trabajo de estas dos y el apoyo de figuras importantes que las respaldaban tanto a una como a la otra, pero hoy, con el voto preferencial, sus posibilidades se han reducido en más de un 80%.

La ley asegura que, de 17 curules, la boleta de cada partido presente un mínimo de 7 mujeres, pero no obliga a que en la elección se asegure ese 40%, lo que hace que las mujeres tendrán que competir en igualdad de condiciones con los hombres y con los jóvenes para poder ocupar un espacio, quienes estamos en política sabemos que es una batalla muy desigual, puesto que cuando una mujer se enfrenta a un hombre de forma directa, en ese escenario, sin dudas, veremos disminuir la presencia de las mujeres en la sala capitula en mínimo un 50%.

En el PLD, por ejemplo, las mujeres que hemos visto salir a aspirar a regidoras van a recibir una calificación muy bajita, los banners que han producido dan pena, parece como si lo confeccionaran ellas mismas, sus slogans delatan el muy bajo nivel que poseen y las propuestas solo brillan por su ausencia.

El punto que tienen a favor es que ser mal candidato es un mal generalizado porque en los hombres que están aspirando, hasta el momento, no hemos visto absolutamente nada que pueda impresionar, todos han querido abusar en tener mala presencia en las redes sociales, hay quienes creen que pueden ser candidatos porque tienen un perfil en Facebook que ni siquiera lo usan de forma adecuada, salen hasta sin peinar en fotos… una cosa horrenda.

Los partidos tendrán que darles una mano a las mujeres, hay que educarlas sobre cómo sobrellevar una campaña mínimamente decente, hacerles entender que por menos que quieran, hay cosas que hay que resolver y aunque la ley de partidos haya controlado los gastos en la campaña esto para nada significa que los haya abolido, hacerse una buena foto cuesta dinero, una buena foto con un fotógrafo de verdad, hacer un buen afiche cuesta dinero, publicitar en las redes cuesta dinero, has un spot y promoverlo cuesta dinero, que una persona te diga que no tiene leche, que no ha comido, que le dé para un pote, al que anda en campaña todo eso se le pega, por lo que aunque sea poco debe entender que algo hay que gastar.

Si usted no tiene un peso, si no consigue quien le haga una buena foto, si no sabe coordinar alguna idea, si no sabe hablar, si no puede producir un spot, si no se sabe ni peinar bien ¿Qué usted busca perdiendo el tiempo en una campaña? Porque los partidos para completar los 17 tendrán que meter su par de locos para relleno, pero usted como alguien serio si sabe que no da, pues sálgase de eso y deje de estar pasando vergüenza.

Lo que nos espera será grande y difícil, las redes como muchas cosas son gratis, nos van a dar regidores hasta que no podamos más, paciencia, que de aquí hasta el 2020 la necesitaremos mucho más que la comida.