Lourdes Alvarado ¿Próxima diputada?

0
482

Hemos presenciado lo complejo que se ha tornado el escenario congresual con miras al próximo certamen electoral en 2020. En principio, concebíamos que en el PLD el mayor aprieto residiría entre los hombres que aspiran a una diputación: Aridio Vásquez agonizando como un cadáver que huele a melancolía, Mario Hidalgo indeciso como un sabueso olfateando la brisa, Bolívar Marte, que podría aspirar a diputado, pero ya ha derramado mucho descontento entre las bases. Los nuevos, por su parte, ni lavan ni prestan la batea.

Sin embargo, entre las mujeres inicialmente todo tenía un aroma más placentero, pero como habría de esperarse, entre mujeres nada suele ser tan fácil, pues Josefina Marmolejos y Gilda Moronta reinaban en un escenario muy propicio para repetir sin traumas, hasta que fue bajando y creciendo de la montaña, como un alud, la fuerte presencia de Lourdes Alvarado.

Ahora tenemos una terna de mujeres con aspiraciones, con considerables probabilidades, pero entre ellas solo podrán triunfar dos, y es lo que vamos a analizar en un santiamén.

Gilda Moronta carga sobre sus hombros el peso del desgaste, diputada en varios periodos, pero no se conoce ningún proyecto de ley promovido por ella, más bien es una legisladora de pobre relevancia social, que no asiste a las actividades importantes de la ciudad y que por demás dicen los compañeritos solo aflora en tiempos campaña para repartir funditas y mosquiteros. Llegado el día de las elecciones, su más famosa tradición era hacerse acompañar por su esposo, quien correteaba con un maletín al estilo de un fiel mercader persa. Otro grave problema es que su esposo invierte sumas millonarias en vallas, en su sueño pueril de ser senador, pero esta vez desconocemos si les alcanzará el menudo para cubrir una precandidatura a senador y otra a una diputación. Dicen en los predios del equipo de Leonel que su único norte es la ñoña presidencial y que lo demás es paja de coco. Difícil le pinta el escenario.

Josefina Marmolejos: Diputada primeriza, presidenta del colegio de abogados filial La Vega. Participa en todas las actividades sociales y culturales de la ciudad, se involucra en la solución de todos los problemas de la comunidad, es solidaria, colaboradora, incluso en los tiempos que inundó el río la zona de San Miguel se echó el mundo encima permaneciendo en la comunidad día tras día hasta que cada cual volvió a su normalidad. Por demás, goza de la simpatía del presidente de la república y es querida por mucha gente, su vocación por el trabajo parece no tener límites, sin dudas que su trayecto será mucho más cómodo que el de su colega.

Lourdes Alvarado: Regidora actual, muy joven, emprendedora, capaz, solidaria, trabajadora, de buena familia, hogareña, de las escasas figuras de La Vega que puede penetrar con facilidad en diferentes clases sociales sin forzar el mingo. Desde su función como regidora impulsa diferentes programas, tiene una convicción absoluta de que los valores deben ser el pilar fundamental para construir una mejor sociedad. Su valoración está por las nubes, gozando además del aprecio de los dirigentes bajos, medios y altos de su partido, el PLD.

Ha probado determinación y firmeza tomando decisiones políticas aun en desacuerdo con su padre, y esto le ha permitido contar con el aprecio del presidente de la república y sus más cercanos colaboradores, lo que la convierte en una candidata con múltiples aristas, pues hay que considerar que su padre responde a la tropa de Leonel Fernández y una vez se materialice su candidatura a diputada, a mansalva se le añadirán ipso facto adeptos de esa corriente, lacerando gravemente las aspiraciones de la diputada Gilda Moronta.

Josefina y Lourdes tienen niveles de rechazo muy bajos, no así la doctora Gilda Moronta, pues en las últimas mediciones es de las peores valoradas.

De continuar la tendencia que vemos hasta el momento, el PLD obtendrá dos diputadas y un diputado. Entre la competencia femenina parece claro que a Gilda la está dejando atrás la guagua, debe apurar el paso si no se quiere quedar fuera.

En los hombres seguiremos observando, pero el hecho de que muchos diputados no repetirán parece que será la constante.