Merca Santo Domingo, ejemplo de que dominicana puede.

0
1900

La crisis que ha traído el SARS COVID-19 ha puesto a prueba la solidez y eficiencia de los diferentes estamentos que conforman el engranaje nacional, tanto en los rubros productivos como en los de servicio.

Toma de temperatura corporal aleatoria en el Merca

Sin duda que en la etapa temprana de alarma por el COVID-19 en República Dominicana, una de los mayores retos era sostener el sistema de abastecimiento de alimentos, transformando sus operaciones de acuerdo a los protocolos sugeridos por los organismos internacionales y las autoridades locales. A diferencia de otras áreas, la producción y comercialización agropecuaria no puede detenerse bajo ninguna circunstancia, pero tampoco puede convertirse, sobre todo el proceso de distribución, en un foco de propagación del coronavirus.

Comerciantes tienen el ingenio para mantener distanciamiento

El Merca Santo Domingo tomó medidas tempranas, anticipándose incluso a las cadenas de supermercados. Cuando los casos positivos de COVID-19 aún se podían contar con los dedos de las manos, este mercado obligó a todas las empresas y pequeños productores que operan allí a utilizar obligatoriamente mascarillas, guantes e incluso calzado cerrados (botas) a quienes operan la nave donde se comercializan las carnes.

Al visitar el Merca, nos llamó la atención las flechas que se pintaron en el piso. Estas indican el sentido (dirección) en el que se puede circular por los pasillos. Esta medida evita que los consumidores se crucen de frente y que sea más viable mantener la distancia recomendada de 1.5 a 2 metros entre personas. En ese momento en donde aún el pánico no se había apoderado de todos, ya este mercado solo permitía la entrada de un máximo de 2 personas por vehículo, prohibiendo además el ingreso de niños y de personas en condiciones de riesgo por su avanzada edad.

Desinfección del Merca Santo Domingo

Pudimos percibir un trabajo de desinfección permanente de las instalaciones, corredores, baños, y en otras áreas existentes. Un personal médico, al parecer al servicio de la institución realizaba constantes chequeos aleatorios de la temperatura corporal de todos los visitantes, empleados y comerciantes, cumpliendo de esta forma con los protocolos establecidos por la FAO para limitar la propagación del COVID-19.

 

Claudio Jiménez, administrador MERCADOM dando declaraciones a la prensa

En cuanto al horario, la administración de MERCADOM encabezada por el Ing. Claudio Jiménez emitió un comunicado donde asignó el horario de 7 a 9 de la mañana solo para el ingreso de los comerciantes que abastecen sus negocios en el Merca, y 3 bloques de horarios separados por una hora para el ingreso de los compradores familiares.
La gestión de este mercado mayorista ha recibido el elogio de toda la población y del gobierno dominicano a través del ministro de la presidencia Gustavo Montalvo. Es un ejemplo de que los dominicanos podemos hacer las cosas bien, que implementando las políticas adecuadas y asumiendo con rigor las responsabilidades que nos toca a cada uno podremos salir adelante y superar con éxito esta terrible pandemia mundial.