Merca Santo Domingo: un modelo de gestión para Latinoamérica y el Caribe

0
142

Quien aún no haya estado en Merca Santo Domingo, debe solucionarlo ya. Aunque el llamado “Merca” está estructurado como un complejo mayorista, inclusive para el consumidor doméstico la experiencia que se vive allí es extraordinaria.

Situado en el kilómetro 22 de la Autopista Duarte, su amplísima extensión debe de rondar el millón de metros cuadrados. Está organizado en varias naves cerradas y una abierta, conocida como “situado de productores”. Al arribar dimos con una entrada y salida única, efectivos de seguridad y un sistema de vídeo vigilancia. Este acceso funge a la vez como punto de inspección para el control de calidad e inocuidad de los productos que se comercializan en la plaza. Vistos a vuelo de pájaro, los parqueos deben ser miles.

Ing. Claudio Jiménez, administrador MERCADOM

Merca Santo Domingo es propiedad del estado dominicano, bajo la tutela de MERCADOM es administrado por el destacado ingeniero agrónomo Claudio Jiménez. Impresiona la ausencia total de cualquier tipo de arrabalización, no solo dentro de las naves, sino en todo el inmenso entorno. No hay ni un vestigio de vendedores ambulantes, ni triciclos, ni puesto de comercio alguno al margen de los espacios establecidos para esos fines, algo dificultoso de erradicar en la cultura tradicional de los mercados agropecuarios, pues tal como asevera Maritza Rodríguez Reyes, coordinadora del proyecto de cooperación técnica TCP/COL/3202 de la FAO en los mercados mayoristas inspeccionados en ese informe “Se encuentra la presencia de vendedores informales al interior y en los alrededores de los mercados, situación que en varias de las ciudades ha sido reconocida por las autoridades locales.

Al transitar por las instalaciones es más que notable el despliegue del personal de seguridad que opera desde las periferias en los parqueos hasta lo interno de las naves. Hay cajeros automáticos y oficina de bancos comerciales, sumando un plus para la seguridad del consumidor, ya que no precisa desplazarse hasta el Merca con dinero en efectivo, la misma ventaja la recibe el productor o comerciante, pues puede depositar y retirar dinero en el banco, sin temor de trasladarse con importes considerables de dinero en efectivo.

Un vehículo inicia proceso de inspección de calidad e inocuidad

Para conservar con óptima inocuidad los alimentos, cada vehículo de carga que ingresa al Merca es sometido al escrutinio mediante un proceso de inspección que regula desde las condiciones del producto hasta las circunstancias en las cuales es transportado. Si algún producto no cumple con los requerimientos de calidad e inocuidad establecidos por la institución, no se autoriza su entrada para que sea comercializado en la plaza. Ya en los puestos y locales de ventas, no se observan productos sobre el suelo, todos están acoplados sobre anaqueles. La limpieza, al parecer, en lugar de realizarse por jornadas se mantiene en un operátivo constante.

La calidad es una regla en Merca Santo Domingo

Como señalé al inicio de este artículo, en el Merca Santo Domingo para el consumidor doméstico la experiencia es increíble. Al comparar los precios, para una familia que adquiere su canasta básica en el Merca el ahorro debe rondar el 30%. Indagando cómo es posible obtener productos de tanta calidad a precios asequibles conversamos con varios productores, entre ellos José Antonio Camacho, productor de víveres, quien nos contó que al ingresar al Merca Santo Domingo ya no necesitó más de intermediarios, por lo que vende sus cosechas directamente a restaurantes, hoteles y al consumidor final, así la sobrevaluación originada por los intermediarios ya no es aplicada a los precios de sus abastos.

Montacarga en los pasillo de cuartos fríos MSD

Al examinar los datos y notar el crecimiento exponencial en el volumen de las ventas en los últimos 5 años, mediante informes que se encuentran disponibles en internet, es evidente que como central de abastecimiento el Merca Santo Domingo contribuye favorablemente al ordenamiento en el proceso de distribución de alimentos y está promoviendo profundos cambios estructurales en la comercialización que apuntan a obtener una mayor eficiencia, así como también ofrece garantías en el abastecimiento continuo de productos básicos en cantidad y calidad adecuados.

Merca Santo Domingo no solo es un orgullo para la República Dominicana, es también un modelo de gestión para Latinoamérica y el Caribe.