¿Primarias abiertas o cerradas?

0
1463

Por Danny Holguín.- El debate sobre si primarias abiertas o cerradas sigue vigoroso manteniendo enfrentado a la comunidad política dominicana no obstante, parece que el desenlace se distancia de lo que luce evidente según la interpretación de importante sectores del país. El diagnóstico no es nada alentador; para la mayoría el resultado que se deprenderá conducirá a los partidos políticos hacia el precipicio colectivo, esto por el poder que parece exhibir quienes glorifican el método abierto y simultaneo, en contra del método cerrado.

El debate se ha complicado más de los debido, la indelicadeza de la cúpula de los partidos políticos de pretender resolver con una Ley sus incompetencias e incapacidades para dirigir con éxitos sus procesos internos amenaza la vida institucional de las agrupaciones partidaria, el auxilio de la Junta Central Electoral para el montaje de sus primarias es indudable conforme lo ocurrido en los últimos procesos internos partidarios sin embargo, el método que se pretende imponer o sea ¨abierto¨ no es el más adecuado, toda vez que vulnera principios que legitiman la viva misma de las agrupaciones políticas.

No entendemos cómo gente que dice ser civilizadas e inteligentes, no pueden entender algo tan simple, nos referimos a la identidad, ¿que hace a alguien pertenecer a una comunidad determinada? Cómo se puede pretender, que una persona no identificada con los valores y principios de una organización pueda ejercer el derecho a ser elector de la misma? ¿A dónde irá a parar el sentido de pertenencia ¿Cómo ejercer la libertad de asociación, si para decidir sus membresías no es necesario su afiliación?

La disputa más que académica sigue siendo puramente político más su desenlace será legal, ya que el hecho impactara no solo en lo social sino además en lo jurídico, en este sentido sorprende como los juristas dominicanos José Ángel Aquino y Eddy Olivares favorecieron que el país celebre elecciones primarias abiertas, simultáneas y con el padrón de la Junta Central Electoral (JCE), en una forma de admitir que ningún partido político tendrá capacidad de organizar su padrón de votantes para el proceso de 2020.

¿Lo propuesto anteriormente significa que los partidos políticos dejaran de ser financiados por el Estado, toda vez que su primaria será una responsabilidad de la Junta Central Electoral? ¿Cuál será el sentido de la existencia misma de los partidos políticos si con esta Ley para elegir sus candidatos internos, daría lo mismo estar afiliados como no estarlo es decir, en lo adelante los partidos inscribirán sus candidatos todos juntos como metidos en una misma tómbola y lo elegiremos en un único proceso nacional?

Hay argumentos que pulverizan las pretensiones de la aprobación y posterior implementación de primarias abiertas, por ejemplo a juicio del ex presidente Leonel Fernández el debate que se ha generado en el país sobre ese tema carece de sentido, en vista de que ya la Suprema Corte de Justicia constituida en la ocasión en Tribunal Constitucional se pronunció al respecto en el año 2005, posiblemente a eso se refiere el presidente Fernández cuando habla de la carencia de sentido en la discusión del tema.

Será interesante el dictamen del Tribunal Constitucional al respecto con relación a la interpretación del Artículo 277 y las decisiones con la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada hasta el momento de la proclamación de la constitución del 2010, las cuales no deberán ser juzgadas por el Constitucional especialmente la dictada en ejercicio de control directo de constitucionalidad como es el caso de la especie, esto en caso de que su desenlace vaya a parar al Constitucional.

El dilema es una dura prueba que pondrá en juego la vida institucional del país. A nuestro humilde entender el camino de las primarias abiertas está cerrado, no por conveniencia partidaria sino, por tecnicismos puramente jurídicos y por interiorización de la norma que pretenda imponerse. ! Oh Dios!