¿Quién es el mejor presidente?

0
1670

El 71.84% de la población dominicana solo vio aterciarse la noña a 3 hombres: Hipólito, Leonel y Danilo. Como la mayoría absoluta del país solo conoce estos tres presidentes es válido preguntar ¿Quién ha sido el mejor presidente de República Dominicana? Prenda su greca, póngase cómodo… comenzamos.

Haremos una proyección sobre el último censo nacional de población de la Oficina Nacional de Estadística (ONE), donde dice que el país cuenta con una población de 9,445,281 habitantes. De esa población, los habitantes con una edad de 39 años o menos, es decir, aquellos que en 1996 tenían de 0 a 17 años, ascienden a 6,785,112 personas, es decir el 71.84% de la población. Es decir, que el gobierno de Joaquín Balaguer está en la memoria de vida de menos de un 30% de dominicanos, el de Jorge blanco en menos de un 20%, el de Antonio Guzmán en aproximadamente un 10%. Esta es la razón por la cual la constante recurrencia a líderes pasados por parte del PRD y PRM (Peña Gómez) y del PRSC (Balaguer) tiene muy poco -casi nulo- impacto para fines electorales, sin embargo, estos sectores se empeñan en continuar enarbolando estas figuras, cuando más de ¾ parte de la población no tiene idea de la diferencia entre Balaguerista, Peñagomista o Boschista.

Hipólito Mejía

Hipólito fue presidente entre 2000 y 2004

De estos tres presidentes, el único que en buen derecho no podría llamarse un presidente constitucional es Hipólito Mejía, el carismático líder oriundo de Gurabo, pues llegó al palacio sin obtener el 50% +1 de los votos. Entre 1967 y 1978 Hipólito obtuvo experiencia en el sector privado, trabajando con la empresa de fertilizantes americana Rohm and Haas y para Industrias Linda. A partir de entonces ocupó el cargo de Ministro de Agricultura y desde entonces una curva ascendente, derrotando a sus adversarios en la contienda interna del PRD en 1999 con 74,3% de los votos y dejando en el camino a contrincantes pesos pesados como Fello Suberví, Milagros Ortiz, Hatuey De Camps y José Rafael Abinader. Al año siguiente se alzó con la presidencia de la nación.

El caso BANINTER fue el talón de aquiles del gobierno de Mejía

Cuando se piensa en Mejía, a grosso modo, de inmediato llega a la cabeza la quiebra de Baninter, la gran crisis financiera que desató la fuga de capitales, el deterioro de los indicadores económicos, la alta tasa de inflación y devaluación de la moneda. De estos tres presidentes Mejía ostenta el dudoso honor de conseguir bajar el PIB, equiparándolo en 2003 al que el país tenía en 1998, es decir, retrocediendo de golpe y porrazo 5 años.

El gobierno de Hipólito es justo dividirlo en 2 partes, 2000-2002 y 2002-2004. Esta separación bien puede realizarse por la disparidad entre ambos períodos de gobierno, pues en 2002 a dos años de ocupar la presidencia el PRD, su partido ganó con contundencia las elecciones congresuales y municipales, demostrando que en ese momento contaba con el apoyo y el contentamiento del electorado. La tasa de cambio del peso en este primero período precrisis estuvo estable, para agosto del 2000 promedió RD$16.05 x 1$US y en enero de 2003 RD$17.56 x 1US. Como positivo de su gobierno podemos resaltar su intención de distribuir las inversiones y no centralizarlas, su apoyo para la creación de la Federación Dominicana de Municipios (FEDOMU) y la construcción de miles de metros de invernaderos. Desde 2003 hasta su salida del gobierno en 2004 todo fue de mal en peor, es el período más nefasto en la historia dominicana reciente, por tanto, Hipólito Mejía, intenciones o culpabilidades aparte, Mejía dejó el país 5 veces peor de cómo lo encontró, para la redacción de La Vega Informa es el peor de los estos 3 presidentes.

Leonel Fernández

Presidente 1996, 2004 y 2008

Leonel siempre se ha destacado en todo en cuanto ha participado. En 1978 obtuvo el premio J. Humberto Ducoudray por ser el mejor estudiante de su promoción.  Con poco más de 40 años y un discurso elocuente y motivador, en 1996, tras una nada previsible alianza con su adversario histórico, el PRSC, logró la victoria electoral en una segunda vuelta y fue un extraordinario relevo para un Joaquín Balaguer, un presidente que batió el Record Guinness siendo el presidente más longevo con 89 años (y hasta ciego). Leonel siempre ha sido un político amante del “cascaron”, prefiere a las que coas cosas se vean bien, aun sea por fuera, sin importarle mucho como anda lo de adentro. Así desde sus inicios se enfocó en la política internacional, una de sus grandes pasiones, pero estos viajes, contactos y relaciones, en muy pocas ocasiones conseguían traer algún beneficio al país. Al tocarle a Leonel gobernar períodos en los cuales de por medio está el gobierno de Hipólito Mejía -en el año 2000 Mejía lo sustituye y en 2004 él sustituye a Mejía- resulta, ipso facto pensar que es un “buen presidente”, pues adelanta al gobierno del Guapo de Gurabo en todos los indicadores medibles y electoralmente comparar su gestión con la de Mejía ha sido su estrategia mas efectiva en 2004 y el 2008, quizás por eso, una vez lejos en el tiempo aquel gobierno del PRD, el llamado “León” no ha sabido reorientar una estrategia electoral que le permita volver en serio a la contienda por la presidencia.

Leonel construyó el Metro de Santo Domingo y múltiples elevados que facilitan el transporte terrestre en la gran urbe dominicana, pero olvidó casi por completo el resto del país. La economía en sus gobiernos, al igual que en los demás gobiernos del PLD se mantuvo estable y la inflación controlada. Al primer presidente por el PLD le tocó coincidir con la llegada de la era digital y la mayoría de las transformaciones del estado en este sentido se hicieron, como es lógico, bajo su mandato. La palabra “progreso” fue el grito de guerra de su gestión, la usó tanto que pasó de ser un término muy usado en los quehaceres de la política a ser un sello distintivo de Fernández.

El gran problema de Leonel es que su gobierno se convirtió en una escuela de corrupción, a tal grado que hoy en día este es el asunto más serio de los que debe de sortear y es el que verdaderamente le separa del sentimiento del electorado. Leonel recibió un desastre en 2004 y en 2012, luego de dos períodos dejó un país con una economía y crecimiento estable, bajó la tasa del dólar y recuperó la fe de la gente en su país, ya que entre 2003 y 2004 se incrementaron como nunca antes los viajes en yola hacia Puerto rico, con la huida de los dominicanos, escapando de la crisis. En nuestra lista Fernández ocupa el 2do lugar como mejor presidente.

Danilo Medina

Con más de un 60% ganó presidencia en 2016, un hecho sin precedentes

El primer gran gesto de amor de Danilo por la República Dominicana ocurrió cuando decidió no participar en una segunda vuelta con Hipólito Mejía en el año 2000, ahorrando al país lo costoso que saldría una segunda vuelta electoral, aunque con este gesto de desprendimiento se alejara de su aspiración a la presidencia.

Si hay un político que domina el tablero, la astucia, los tiempos y la parte realmente fina del ejercicio político ese es el oriundo de Arroyo Cano. Luego de caer derrotado por Mejía en el año 2000 mantuvo su proyecto presidencial con vida, movilizó el PLD formando una estructura orgánica nacional que le permitió enfrentar sin miedos al otrora todopoderoso Leonel en 2007 cuando “el estado me venció”. Danilo hizo algo que ninguno de los eternos precandidatos del PLD sabe hacer: ir en serio. En 2011 Rafael Alburquerque decía que “después del uno va a el 2” y otro profesaba “si Leonel no va, me voy con José Tomás”. De lo mismo padecen Reinaldo Pared, Domínguez Brito y los demás precandidatos eternos. Cuando en 2007 Danilo perdió la interna del PLD se hizo grande: había aparecido uno que no renunciaría a sus aspiraciones por un ministerio o un curul en el senado, su aspiración de llegar a la presidencia no era negociable. Los políticos suelen creerse que sus argucias y falta de carácter pasan desapercibidas por la población; nada más lejos de la verdad.

Danilo cambió la forma de hacer política en República Dominicana. Nunca tantas personas habían estado tan cerca de un presidente, tanto así, que deben de ser cientos de miles los selfis que se ha sacado con la gente. Su política se concentró en lo social, en los programas que benefician grandes grupos de personas y que atienden necesidades esenciales: El 911, cobertura del seguro social, desarrollo del turismo, escuelas con tanda extendida, hospitales, democratización del crédito y de las obras de ingeniería. Su apoyo decidido al campo a través de las visitas sorpresas ha impactado miles de comunidades, aunque este esfuerzo se vio desequilibrado por la pésima gestión de Ángel Estévez en el ministerio de agricultura (Danilo los ponía a producir, Estévez los quebraba).

Los índices económicos se mantienen positivos en los gobiernos de Medina y el país genera confianza para recibir las inversiones extrajeras. Sin embargo, uno de los puntos poco favorables del gobierno de Medina es que algunos sectores de su partido lo acusan de “entregar el gobierno” a personas que no forman parte del PLD, así como otro sector radical de la población desaprueba su política sobre asuntos migratorios.

Cuando evaluamos a estos 3 presidentes, tomando en cuenta cómo cambió la calidad de vida y las oportunidades en la vida de los dominicanos en sus respectivos gobiernos, sin duda que Danilo Medina resulta como el mejor presidente de la República Dominicana.