Tony Cruz, crónica de un malapaga confeso

0
1226

En 4 años Tony Cruz apenas pagó los servicios de agua y alcantarillado 4 veces. Cuando CORAAVEGA cortaba su suministro alegaba que su “derecho al agua” estaba siendo violentado, así que antes de pasar por ventanilla y pagar el servicio como todo dominicano decente, en un acto insólito presentó una acción de amparo para no pagar.

Pero vamos al grano. Al parecer, en el fondo, el problema de Tony Cruz no es el corte del agua, sino sus ansias de conseguir un precedente constitucional, aprovechando ciertos antecedentes, que nada tienen que ver con su caso, traídos por los pelos. Para decirlo en palabras llanas, ganas de sonar. Y de hacerle perder el tiempo a los demás, en un país con tantos problemas y cosas importantes por debatir y resolver tienen 3 benditos tribunales que dedicarse a juzgar el caso de un elemento que no quiere pagar el suministro de agua y tratamiento de aguas residuales.

El demandante perdió sus alegatos en primer grado, perdió ante el juez de amparo y perdió ante el Tribunal Constitucional. Lo terrible es el vuelo de ínfulas megalómanas que ha tomado Tony Cruz, pues él acusa a CORAAVEGA de gerenciar “influencias políticas” para que el Tribunal Constitucional fallara en su contra, como si lo suyo, un caso de un simple malapaga charlatán, fuese una cuestión de estado donde se debatieran intereses de peso para la nación o algún grupo de poder, y esto no es más que el pensar de una persona que necesita urgentemente llamar la atención y que probablemente requiera ayuda inmediata de un profesional de la salud mental.

El Tribunal Constitucional fue bastante claro, Tony no es un dominicano que se encuentra en condición de vulnerabilidad, es decir, recordemos que es abogado activo y profesor universitario, él puede pagar el servicio de agua y alcantarillado que recibe. Si bien es cierto que CORAAVEGA utiliza un bien común como lo es el agua del río Camú, también es cierto que para que esta agua sea potable debe captarse, tratarse y distribuirse, proceso que genera unos gastos que deben ser compensados por todos los que recibimos el servicio.

Como Tony desea profundamente sonar a cualquier precio, lo invito a que vaya todos los días hasta el río Camú con un par de galones, estoy seguro que nadie le violará el derecho de abastecerse personalmente de tan preciado líquido. También puede aprovechar la ribera del río para dar una rueda de prensa en pantalones cortos y de paso aprovechar para constituir la Asociación de Mapalagas Veganos  (ASOMAVE).

Autor Félix Lantigua