Un conciliador en tiempos de reelección

0
5747

Una vez materializada la candidatura del presidente Danilo Medina para el período 2020-2024, todo parece indicar que su gran problema no será el PRM como principal partido de oposición, ellos andan en todo menos en encausar un plan que le permita arrebatarle el poder al PLD que en las manos del presidente ha sabido arraigarse en los sentimientos más genuinos del pueblo dominicano, sin embargo dicen por ahí que a veces cualquier bejuquito aprieta y que de cualquier yagua vieja sale un tremendo alacrán, negar que a lo interno del PLD el presidente no cuenta con los mismos niveles de simpatía que proyecta hacia la generalidad del electorado sería cuanto menos un absurdo; si a esto sumamos a una posible alianza de la oposición, pues sí que es un tema para prestarle real atención.

En el caso particular de La Vega, los dirigentes se quejan de que sus compañeros que ocupan posiciones importantes en el gobierno y otros que son autoridades como senador o diputado y “se han olvidado de ellos”, que no le toman la llamada y han sido tratados como si los que estuvieran gobernando no fueran de su partido, sino de una ajeno, los dirigentes altos, medios y de base se niegan de forma rotunda a tener algún contacto con estos funcionarios, ya hay quienes entienden que esa relación es irreconciliable, lo que pone al partido de gobierno en ciertos apuros.

¿Quién puede ser la persona que logre armonizar tantas divergencias en el PLD?

Cuando se inició el proyecto Parque Lineal el Riito, el presidente necesitaba colocar al frente a una persona de su entera confianza, una persona que se dedicara en cuerpo y alma a ese mega proyecto técnico, pero sobre todo con sentido humano, una persona con capacidad para conciliar el desalojo de un sinnúmero de familias sin que de por medio destaquen los traumas. La realidad es que en Luis Marte encontró eso, y mucho más.

Don Luis, como todos le conocen en La Vega, se dedicó a escuchar a cada persona que tenía alguna inquietud o necesidad de conversarle, nunca andando con premura, ha sido enfático en respetar su palabra, si dice sí, es sí; y si dice no, es no. No existe un solo sector en La Vega que a estas alturas no se haya reunido con él: empresarios, comunitarios, comunicadores, políticos, todos han desfilado por la oficina de aquel ser humano, presto siempre a escuchar.

Esto le sirvió para que sus buenas acciones corrieran como pólvora en un escenario poblado por tantos seres indiferentes, y de pronto todos los dirigentes del PLD en La Vega se reúnen con él para confesarse como si se tratara del párroco de la ciudad, o de un buen capellán, a tal punto que han llegado a plantear que si no es de la mano de Luis Marte prefieren, simple y sencillamente, no trabajar. Pero no solo son los del PLD, incluso miembro de otros partidos, personas de la sociedad civil, de clubes deportivos, incluso con un sector tan difícil como la prensa, en la historia del PLD no ha existido un dirigente que tenga mejor relación con los comunicadores que Luis Marte.

No hay un servidor público que en el último medio siglo haya rendido mejores prestaciones a la comunidad vegana que Luis Marte ¿Dónde radica el problema? De acuerdo con informaciones que manejamos, otros pueblos donde Luis Marte ha tenido alguna incidencia también piensan lo mismo que nuestros compueblanos veganos, no trabajan por la reelección de Danilo si su garante no es Luis Marte.

Para los fines de continuar la obra de Danilo, este no es un planteamiento arrogante, debe llamar poderosamente la atención del presidente, para permitir que sea Luis Marte quien dirija el proyecto Danilo 2020 en la vega y en cualquier otra demarcación donde el viceministro haya dejado su huella y que dicho lugar tenga la imperiosa necesidad de contar con un verdadero conciliador… seguimos.