Eduardo Sanz Lovatón, un modelo para tiempos desafiantes

0
337

Sin lugar a dudas que la gestión de Eduardo Sanz Lovatón (Yayo) al frente de la Dirección General de Aduanas no ha dejado a nadie indiferente. Este joven se ha posicionado, casi con un criterio de unanimidad, como el mejor activo que tiene el presidente Luis Abinader en el tren gubernamental. Y es que, de buenas a primeras, la DGA consiguió ahorrar unos 6 millones de pesos diarios (5.7, para ser más precisos), que se dice fácil, pero proyectado en el tiempo, estaríamos hablando de unos 8 mil millones de pesos (RD$8,000,000,000) por cuatrienio, un ahorro que se ha conseguido aplicando transparencia y mejor logística en el uso de combustibles, material gastable, insumos de limpieza, entre otros rubros.

Pero esta hazaña, conseguida en una dirección caracterizada históricamente por ser una máquina de dilapidar dinero, con la eterna excusa de que “puede gastar porque recauda”, no define a su director, y es que Yayo está consiguiendo convertir la República Dominicana en un referente regional, en un verdadero Hub logístico de clase mundial, pues tenemos ventajas para operar como un gran centro distribución por nuestra ubicación geográfica, y de paso, ya somos el segundo país más competitivo de la región, solo por detrás de Panamá.

Con el mismo compromiso con la transparencia que le ha permitido a Yayo ahorrar casi seis millones de pesos al día, se está trabajando en otros rubros, como lo es el proceso para la implementación de las normas ISO 37001 de Sistemas de Gestión Antisoborno e ISO 37301 sobre Sistemas de Gestión de Cumplimiento Regulatorio, con estos protocolos se intenta advertir cualquier conducta impropia en que pudiera incurrir algún colaborador de la institución, y la misma establece los procedimientos en caso de que se efectúe.

El trabajo de Yayo ha sido reconocido por la Unión Nacional de Empresarios (UNE), por Promipyme, y otras instituciones públicas y privadas. Felicitamos el trabajo que realiza aduanas, y sobre todo, el ojo clínico que tuvo el presidente Luis Abinader en colocar a este joven extraordinario en esta difícil dirección.

Autor: Félix Lantigua