Javier Reyes llevó cubiertos y le salió sopa

0
6151

Tras conocerse la renuncia al PLD del regidor Javier Reyes, todos nos imaginamos que el trueque sería por una posición en el tren gubernamental, sin embargo, nos tropezamos con que le otorgaron una de las reservas para ocupar su misma posición de regidor, pero esta vez por el PRM, en otras palabras: no le dieron nada y paso a explicar. Si analizamos las cosas con objetividad, concluiremos que Javier saldrá a buscar sus votos como uno más en el PRM, pues las reglas no son las de antes, en aquellos tiempos cuando asignaban un numero bajito de las reservas y los agraciados se podían ir a dormir y ya eran regidores… pero en esta ocasión él tendrá que salir a pelear en un partido donde no conoce a nadie, parece paja de coco, pero no lo es, así que agarre sus palomitas porque vamos a desmenuzarlo al detalle.

En 2020, Javier Reyes fue el regidor con más votos en la cuadra morada del PLD, con 2,286 sufragios. Sin embargo, es importante cuestionar cuántos de esos electores puede contactar directamente, uno a uno. Seamos generosos y asignemos un 20% de esos electores, aunque sabemos que este número es probablemente mayor de lo real. Aun así, incluso si asumimos un 30%, eso significaría que podría tener contacto con 458 electores en 2020. Han pasado tres años, y los regidores no tienen la capacidad de resolver problemas significativos ni de nombrar. Además, el PLD ya no está en el poder, lo que significa que el 50% de su equipo podría estar buscando nuevas oportunidades. Antes de su partida, Javier Reyes podría contar con el apoyo de alrededor de 229 personas en el PLD, incluyendo dirigentes, comunitarios y otros. Sin embargo, al renunciar, ¿cuántos lo seguirán? Seamos honestos: ¿cuánta capacidad tiene un regidor para llevarse a su equipo anterior? Un 10% o 15%, siendo generosos, lo seguirían, lo que significa que Javier podría haber llevado consigo no más de 50 personas, incluida su familia.

Recordemos que cuando en el 2020 Hugo Núñez y Radhamés García aparecieron en la boleta del PLD en una alianza, los peledeistas votaron por los suyos y ambos terminaron perdiendo, la misma suerte corrió Tito Batista, Fernando Núñez y otros tantos más que han buscado candidaturas plurinominales en partidos diferentes a los suyos.

En esta ocasión Javier viene a juramentarse en el PRM faltando solo 4 meses para las elecciones, y que cabe destacar que el PRM celebró primarias para escoger regidores, lo que implica que un porcentaje bastante alto de sus dirigentes están comprometidos con uno u otro regidor. El caso de Mirian Almanzar es diferente porque tiene detrás un PRSC aceitado, que tiene empijando la carreta nada menos que un senador, así como una posición gubernamental que le permite operar en varios frentes; y Chelín que, mucho o poco, ya fue candidato a Alcalde y tiene un partido detrás con votos, pocos, pero muy puntuales que pudieran servirle para colarse.

Javier pifió un grave, gravísimo error de cálculo, pues si bien es cierto que ganarle a Raymond y al Pilly en el PLD resulta una tarea difícil, no es menos cierto que calar en el PRM será más difícil todavía, recordemos que ya el alcalde no arrastra a los regidores, él no podrá montarse en la aplanadora de Kelvin Cruz, pues serán 2 boletas diferentes y en el 2020, obteniendo Kelvin el 57.6% de los votos, se alzó con 11 regidores, entonces para obtener 14 esta plancha de regidores del PRM deberán obtener el 73% de los votos, y repetimos que ese 73% deberá ser solo de la boleta de los regidores porque quienes marquen solo al alcalde no se computará para estos fines.

Quien le dijo que sería más fácil, quien le analizó y le calculó es una de 2, lo engañó o le calculó mal, aunque yo prefiero la tercera, ni lo engañaron ni le calcularon, solo se levantó una mañana, vio al PLD agonizando por el suelo y dijo por aquí no es, y como toro desenfrenado soltó en banda su vaca y cuando creyó que la otra era más bonita se dio cuenta que le salió macho… c’est la vie!

Felix Lantigua