Pascal Núñez se quedó en la gatera

0
20615

En los hipódromos, es común colocar a los caballos en las gateras antes de la carrera. Al inicio de la competencia, se abren las puertas de las gateras y los caballos, montados por sus jinetes, inician la carrera. Algunos afirman que muchos de los triunfos dependen de la habilidad de los caballos al momento de salir. Otros plantean que salir rápido no es tan ventajoso, ya que tienden a cansarse a mitad de la meta. Hay quienes rara vez dan crédito a entender qué piensan los caballos, ya que ha habido casos en los que, para sorpresa de todos, el caballo se niega a salir una vez abiertas las puertas de la gatera, no compite y no se mueve, aunque lo cosan a palos.

Lamentablemente, esto es lo que ha ocurrido con el candidato del PLD, Pascal Núñez, desde que se lanzó a esta aventura. Todos sabíamos que no podía ganar esa posición, pero se pensaba que serviría como trampolín para darse a conocer y aprovechar futuras oportunidades. Lo que nadie imaginó es que Pascal no compartía esta visión; creía que podía ganar, que la posición estaba asegurada y que en 2024 sería el próximo alcalde del municipio de La Vega. Este ha sido un craso error, y todo indica que se involucró en algo que desconocía por completo.

Hace unos días, conversé con un dirigente de alto nivel del Partido de la Liberación Dominicana en La Vega y le pregunté por Pascal, indagando sobre qué le había sucedido, por qué no se sentía, y cuáles eran las razones para su desaparición. El dirigente me respondió que Pascal había expresado que ya había gastado 1 millón de pesos y que no disponía de un centavo más. Si esto es cierto, según lo expresado por el candidato a la alcaldía del partido morado, los dirigentes locales no le habían brindado apoyo; le ofrecieron todo para que aceptara la candidatura y luego lo abandonaron a su suerte, una vez conseguido el objetivo de que ya tenían alguien inscrito en la boleta.

Después de que Pascal grabara algunos spots y colocara unas cuantas vallas, desapareció del escenario. No tuvo participación alguna en el baloncesto superior, no se dejó ver ni sentir en Navidad, ni siquiera lanzó un comercial felicitando a los veganos en Navidad, como es costumbre ver en los candidatos de los diversos partidos.

Pascal pudo haber salido bien; grandes asesores establecen que en las campañas políticas no siempre se puede ganar, sobre todo debido a factores externos, pero sí se puede desempeñar un buen papel que permita convertirse en una figura relevante para obtener beneficios en el futuro, especialmente cuando se es joven. Sin embargo, Pascal tomó decisiones equivocadas; atacó sin piedad la gestión de un alcalde cuya popularidad ronda el 80%, evidenciando una desconexión terrible con la realidad. Luego, cayó en la trampa de denunciar que Kelvin Cruz no era ingeniero, ganándose la desconfianza de aquellos que pensaban que podría ser un político diferente y con futuro.

A tan solo 47 días de las elecciones municipales de febrero, Pascal carece de un plan, no sabe qué le depara el futuro, quizás lo mal que le irá no depende directamente de él, porque también tuvo la mala suerte de coincidir con un monstruo de 7 cabezas como Kelvin Cruz, coincidencia que no es un atractivo para nadie.

Aunque algunos mantienen la esperanza de que Pascal pueda dar un giro sorprendente, los días pasan, las condiciones no cambian y como dice un gran amigo mío, aquel que no sabe a dónde va… ya llegó.

Félix Lantigua.