Enrique Ramírez protesta y presiona al equipo de Leonel.

0
1070

Tomar a alguien de tonto útil, en política, resulta ser cuanto menos algo sumamente peligroso. Por tanto acostumbramos a aconsejar definir objetivos claros y con antelación, así cada pieza en el tablero tendrá consciencia de si en realidad es un arma o un señuelo.

Enrique Ramírez optó en sus inicios por mutar en un espécimen de cabra sagrada para el sacrificio en honor a sus dioses, el hombre debía salir y aspirar a senador como una noble manera de mantener la llama en el equipo que busca la candidatura del expresidente Leonel Fernández, Enrique se beneficiaría saliendo de su oscuro anonimato y pasar a ser algo más que un simple amigo de Leonel, es decir, demostrar alguna utilidad.

Al parecer el hombre-cabra le cogió el gusto al ensayo y elucubró la idea de transmutar su fantasía en realidad, nada mal, lo de fantasear, siempre y cuando no se trate de política, una práctica que se nutre de realidades. Sin embargo, la información que manejamos es que su figura no ha sido capaz de aglutinar los adeptos del ex presidente Fernández para que se sumen, de  buena fe, a su proyecto, pues los dirigentes de nivel y de larga data se sienten identificados con la causa del Ing. Euclides Sánchez, una condición que Enrique ha catalogado como “imperdonable”.

Esta situación lo ha atiborrado de ira e impotencia, a tal punto que le ha reclamado al equipo de campaña de Leonel en La Vega que ellos han estado confabulandos con personas que están con Leonel y que apoyan a Euclides, pero la hecatombe surge cuando descubrimos que ha sido un escenario tan hostil que el pasado lunes 28 de este mes de enero se produjo una reunión “estrecha” en donde se le hacía presión a ciertos dirigentes para que abandonen a Euclides Sánchez y asuman la candidatura del equipo de Leonel, que de acuerdo con Enrique Ramírez, él es quien la encarna, dirigentes como Julio Morel, de Los Pomos, abandonaron el encuentro alegando que ellos están del lado de Leonel pero que nunca jamás abandonarían a Euclides, una actitud similar ostentó el presidente del PLD en Jima, que ha estado apoyando la causa de Euclides desde hace varios años.

El escenario a Enrique le pinta poco esperanzador, quienes están con Leonel saben que están jugando un billete si Danilo finalmente se presenta como candidato, pues sería imposible que Enrique termine siendo el triunfador, entonces su única válvula de escape es permanecer con Euclides, si Leonel se derrumba Euclides pudiera asegurarle una participación, jugar entonces 2 billetes no es negocio para nadie, todo el que razona mínimamente sabe que Enrique es de alitas cortas y no podrá volar, todos lo saben excepto él, que se ha distanciado de los objetivos iniciales del proyecto de Leonel y esto pudiera traer consecuencias importantes, pues si se presiona demasiado a los dirigentes para que apoyen esa aventura de Enriquito, estos dirigentes podrían también abandonar las aspiraciones de Leonel.

En caso hipotético de que Leonel sea el candidato, el escenario tampoco favorecería a Enrique Ramírez, pues el sector del “león” necesitaria indefectiblemente a Euclides Sánchez (los números, esas frías realidades que dan el la cara, están ahí) para garantizar los votos dentro de las urnas.

A ese equipo solo le queda medicar con pastillas para la memoria y hacerle entender a Enriquito cuál es su papel, dinamizar para mantener activa la candidatura de Leonel, cualquier otra pretensión podría tener un precio y, por cierto, podría ser bastante alto.