José Luis Auto Sonido y el pecado de servir

0
2306

POR CARLOS RESTITUYO.-

Hace apenas unos días leí en un diario impreso de circulación local las burlas de que fue objeto el regidor José Luis Abréu, mejor conocido como José Luis Auto Sonido, por el simple hecho de aparecer en una foto manejando su carro fúnebre que utiliza para darle asistencia a las personas de bajo recursos.

De acuerdo a mis investigaciones, ese día alguien le llamó solicitando que le transportara un pariente que había fallecido y que no tenía con que pagar un carro fúnebre, al parecer el chofer no se encontraba disponible en ese momento y el regidor decidió manejar el carro para alentar un amigo en un momento tan difícil como ese.

Eso bastó para que ese diario tomara una parte de su publicación para burlarse del regidor de la forma más despiadada que alguien pueda imaginarse.

Lo importante es que estamos presenciando un gesto de este regidor que ha sido recurrente en toda su vida, siempre le vemos aportando en torneos deportivos, asuntos comunitarios y sociales, desde antes de ser regidor, y ahora decidió crear sus servicios funerarios de forma gratuita, que para quien lo necesita es una ayuda de magnitudes incalculables en momentos como esos.

Lo ideal sería que nuestro país contara con herramientas que les permitieran a los ciudadanos suplir todas estas necesidades; sin embargo, no la tienen y debemos contar con autoridades sensibles que desde su humilde posición ayuden a los que más lo necesitan.

Un carro fúnebre no sólo necesita combustible, pagar un chofer y darle mantenimiento, también necesita tener como propietario a una persona con sensibilidad para que un domingo mientras otros andan de playa o disfrutando sus posiciones, estar ahí para asistir a los más desposeídos en momentos tan penosos y por los que que nadie quisiera tener que pasar.

Si servirle a su pueblo le merece ser objeto de burlas para algunos, adelante regidor, de este lado hay muchas personas que observamos su trabajo, lo ponderamos y lo valoramos de la mejor manera, no se amedrente, no desmaye por personas que entienden que como ellos no necesitan, todo el mundo es igual, personas que no conocen el rostro de la pobreza, personas que no tienen un mínimo grado de sensibilidad.

“Los pocos que crean son la envidia de los muchos que se dedican exclusivamente a mirar”

Carlos Restituyo.