Luis Marte, símbolo de humildad y trabajo

0
380

Una de las cosas más difíciles en cualquier líder es encontrar hombres y mujeres colaboradores que se asemejen a su forma de actuar y de pensar, pues siempre que se tiene un líder sencillo observamos su cerco arrogante y prepotente, igual cuando se tiene un líder arrogante, encontramos personas a su alrededor revestidas de gran humildad, sin embargo, todo parece indicar que entre el presidente Danilo Medina y su entrañable amigo Luis Marte existe una gran similitud, quizás de ahí su amistad por más de 40 años.

Por muchos La Vega estuvo sometida a los más brutales focos de contaminación, miseria y pobreza, nada le había hecho tanto daño a los veganos como la cañada del Riíto, más de 5 kilómetros transportando todo tipo de enfermedades y a sus laterales el cordón de indigencia más crítico que ha tenido este pueblo en toda su historia, presidentes van, presidentes vienen y nadie había tenido la gallardía y el atrevimiento de enfrentar esta situación de manera seria, firme y decidida, hasta que llegó el presidente Danilo Medina y decidió terminar con esta tortura de una vez y por todas.

Todo estaba listo para iniciar el proyecto más ambicioso que jamás gobierno alguno había realizado en La Vega, sin embargo, faltaba una cosa ¿Quién iba a dirigir este proyecto? ¿Quién sería capaz de movilizar cientos de familia sin generar un percance? ¿Quién sería el ideal para administrar de manera correcta miles de millones de pesos? ¿Quién podría reflejar los niveles de humildad y trabajo que caracteriza al presidente Danilo Medina? Entonces todos los caminos apuntaban a un solo hombre: Luis Marte. Designado desde el primer día, gerenciando de forma magistral, dando el frente, solucionando adversidades, dando respuesta, involucrándose no solo en el proyecto del Riíto, sino siendo ese gran amparador que los veganos necesitaban y que por fin habían encontrado, no hay una sola actividad deportiva, cultural, religiosa en donde no esté presente el nombre de Luis Marte.

Ahora nos enfrentamos a otro gran problema, el proyecto el Riíto está terminando, pero el pueblo no quiere que se vaya el hombre, Luis Marte es el típico político que la gente quiere; humilde, trabajador, asequible, no dice mentiras, toma el teléfono, todo el que quiere puede hablar con él, definitivamente un hombre de pueblo.

Lo han bailado como candidato a todas las posiciones locales, senador, alcalde, diputado, el tema es buscar la fórmula necesaria para que el hombre no se vaya, para que represente a los veganos en un cargo y definitivamente lo van a tener que resolver.

Pocas veces la gente se interesa por alguien en especial. El pueblo se ha enamorado de Luis Marte, ha despertado un furor poco común y el PLD debe aprovecharlo, Luis Marte como punta de lanza puede ser capaz de devolverle al electorado la confianza que ha tenido en los morados durante todo este tiempo, contar con alguien con este nivel de aprobación sin dudas que es sinónimo de triunfo.

Ojalá los celos y la envidia no nublen la razón en los peledeistas y los lleven a perder la oportunidad de hacer un bateo y corrido en el próximo certamen electoral, aunque cuando un pueblo decide que quiere a alguien para alguna posición, lo mejor es escucharlo, ya tenemos precedentes de lo funesto que ha sido imponer candidatos impopulares. Los refranes nunca se equivocan y existe uno famoso que dice “No es de hombre prudente, nadar contra la corriente”.

Autor: José M. Fernández
email: jmf@lavegainforma.com