Un Voto Para Vladi Viloria

0
179

Sin dudas que no fue el mejor de los sabores el que nos dejó la sala capitular en el periodo 2010-2016, una sala muy cuestionada y donde el único amor que se exhibía era el amor por el dinero, salvo honrosas excepciones, eso fue lo que se llamó un verdadero tigueraje sin nadie que pusiera freno a este absurdo.

Quizás los regidores que tenemos hoy en día no son lo que nos merecemos en realidad, pero debemos admitir que la diferencia es del cielo a la tierra, hay regidores que son honestos y que sienten amor por lo que hacen, muy distante a lo que tuvimos en el pasado reciente.

Como hemos sido tan feroces a la hora de atacar a esos ediles que no han hecho su trabajo y que han actuado de espalda al pueblo, también tenemos que defender con entusiasmo los que han sido dignos de sus puestos.

Hemos observado cómo han atacado sin piedad a un joven que de acuerdo a lo que hemos visto y hemos investigado está desarrollando una gran labor como regidor y como presidente de la Sala Capitular, nos referimos a Vladi Viloria. Sencillo, humilde, asequible, inteligente, tenaz, comprometido con lo que hace, lo vemos en cada actividad de importancia para la ciudad y nos informan que la cantidad de comisiones de comunidades que asisten a su oficina son innumerables.

Sin embargo, parece ser que para algunos este tipo de acciones no tienen valor, pareciera que los 500 pesos que exigen unos fuera más importantes que promover un buen proyecto que beneficie a todos los veganos, hasta este punto hemos caído.

Instamos a Vladi Viloria a que continúe con su forma de trabajar, muchos lo estamos observando, le damos seguimiento y valoramos lo que hace, la mayoría de nosotros no queremos 500 pesos, ni queremos comelonas ni nada que se parezca, necesitamos regidores pulcros, comprometidos con promover iniciativas que beneficien a las grandes mayorías.

Todo lo demás no es más que ruido.

Quienes exigen las dadivas con actitudes pocas ortodoxas siempre serán menos que quienes esperamos otras cosas.

Adelante Vladi, firme y que nada te distraiga.

Paz Sánchez.