Ley 176-07 establece claramente las facultades y responsabilidades de los ayuntamientos, los cuales deben estar al servicio de sus munícipes.

0
1029

Por Juan Cruz.- Poniendo nuestra atención en el municipio de La Vega, vemos con agrado el anuncio hecho por el alcalde del municipio, en el sentido de que la alcaldía contempla realizar una inversión en infraestructuras de RD$200 millones en lo que resta del presente año. Hasta este punto todos lo vemos bien y hasta lo apoyamos en un cien por ciento.

Lo que sí entendemos es que el proceso de selección de esos contratistas (ósea la forma de adjudicación de esos recursos para contratos de obras) debe ajustarse a los tiempos y a las leyes.

La mejor manera de adjudicación es por la modalidad de sorteo (algo nunca hecho por el actual ayuntamiento).

El sorteo de obras es la aplicación al azar o aleatoria de un contrato entre participantes que cumplen con los requisitos necesarios para la realización de obras sujetas a diseño y precio predeterminado por la institución convocante.

El mencionado procedimiento de selección resulta ser para el caso en cuestión el más democrático y participativo, además de ser el que más se ajusta para la adjudicación de estas obras en la ciudad de La Vega, porque cumple con los principios establecido en el artículo tres de la Ley 340-06 sobre compras y contrataciones de obras, los cuales detallamos a continuación:

1) Eficiencia, 2) Igualdad y libre competencia, 3) Transparencia y publicidad, 4) Participación.

Además, proponemos que este sorteo se realice para profesionales de las ingenierías, arquitectura y agrimensura inscritos en la jurisdicción del CODIA de La Vega. Con esto, el ayuntamiento aportaría en gran medida al crecimiento de la economía de la ciudad, se crearían más empleos directos e indirectos, los comercios y negocios de la ciudad incluyendo las ferreterías tendrían un mayor dinamismo en las ventas de sus productos.

Es tan importante que esas obras sean ejecutadas por profesionales del municipio, que el dinamismo comercial que acabamos de describir, también se sentiría para bien hasta en los colmados de nuestros barrios y campos en toda la provincia.

Sin mencionar el mejoramiento en la calidad de vida de los profesionales de las ingenierías y la arquitectura y de toda su familia.

Por lo que hacemos un llamado a nuestro amigo y colega Kelvin Cruz, el actual síndico de La Vega, para que tome en cuenta nuestras sugerencias y de esta manera contribuya al desarrollo económico, profesional y social de los profesionales de su municipio.

Juan Cruz
Ing. Civ. / Agrim.
Expresidente Codia